Gestión de alquiler

 

 

Doce años, formación, esfuerzo, dedicación, etcétera, para analizar la situación, planificar las acciones y conseguirle un buen inquilino en, sólo, unos meses.

 

1. Reunirme con usted para conocer cuales son sus necesidades.

Soy su representante ante todos los inquilinos y agentes, por ello, es imprescindible conocer sus necesidades, para darle una solución adecuada. Depende de usted, aceptarla o no.

 

2. Conocer el producto que tenemos que alquilar.

Tengo que conocer el producto que voy a ofrecer, no sólo depende de cuatro paredes, suelo y techo; hay factores, como la ubicación, el cuidado del edificio, el entorno y la sensación dentro de él, las emociones que preverá el potencial inquilino viviendo ahí. Todos los factores influyen.

 

3. Realizar análisis comparativo de mercado.

Debemos ponernos en el punto de vista del inquilino; éste compara mucho producto, conoce bien la evolución de la zona y su tendencia. El inquilino adquiere un producto, pero, también, las sensaciones y emociones que tendrá viviendo en él durante los próximos años.

 

4. Plan de acción.

Es imprescindible saber lo que vamos a hacer para conseguir nuestro objetivo. No podemos basarnos en poner un anuncio en internet y un acartel en el producto. Ésto lo hace cualquiera.

Debemos destacar sobre la competencia; ¿cómo lo vamos a hacer?, depende de cada producto y, por ésto, cada plan de acción ha de ser para cada uno.

Tenemos que tener en cuenta los resultados previstos en cada acción, cuantificarlo y comprobar que estamos consiguiendo los resultados esperados; si no fuera así, debemos volver a revissar nuestro plan de acción y modificarlo.

Grandes empresas, como Apple, El Corte Inglés o Porsche, realizan un plan de acción para cada producto; ¿por qué nosotros no vamos a realizarlo, si queremos tener éxito?.

 

5. Disponer de la documentación necesaria.

Escritura de propiedad, nota simple registral actualizada, estatutos de la comunidad de propietarios, certificado de eficiencia energética, impuestos, etc. Dependiendo de si los propietarios están casados en gananciales, separación de bienes, son una sociedad..., unos documentos u otros serán necesarios.

 

6. Negociar con el inquilino o su representante.

En el análisis comparativo de mercado, le recomiendo un rango de precio de arrendamiento; usted decide con cual empezar.

Si estamos solicitando el precio adecuado del producto en el momento de tener un potencial inquilino y estamos comprobando que los resultados de nuestro plan de acción son buenos, no soy partidario de negociar.

Si el precio de arrendamiento solicitado no es el adecuado para el momento y nuestro plan de acción está demostrando que el error está en el precio solicitado, puede que tengamos que negociar con el potencial inquilino o su representante. Ten por seguro que negociaré para conseguirle el mejor resultado.

 

7. Realizar el contrato de arrendamiento.

En este documento, plasmamos los acuerdos entre las dos partes (la parte arrendataria y la parte arrendadora). Es imprescindible que esté bien redactado, si no, pueden surgir problemas legales.

 

8. Comprobar la solvencia económica del potencial inquilino.

Es imprescindible que el potencial inquilino pueda demostrar una solvencia económica para abonar la cuota mensual del alquiler, así como, disponer del margen suficiente para poder hacer frente a sus gastos personales. Lo habitual es demostrar los ingresos con las últimas tres nóminas y el contrato de trabajo; en caso de ser autónomo o sociedad, hay que solicitar otros documentos.

 

9. Asesoramiento a ambas partes.

Antes de realizar el contrato de arrendamiento, me encargo de localizarle el inquilino fiable y solvente que desee alquilar su producto.

Una vez realizado el contrato de arrendamiento, habiendo informado a ambas partes de sus derechos y obligaciones, según la vigente ley de arrendamientos urbanos, sigo estando presente. En cualquier momento que me necesiten para asesorar, facilitar algún trámite o localizar un técnico para reparaciones o mantenimiento, me tienen a su disposición.

 

10. Transparencia y comunicación.

Le informo, en todo momento, de la situación, sea ésta o no de su agrado, para que pueda decidir.

 

Los honorarios incluyen el conocimiento adquirido durante estos años, para estar capacitado y ofrecerle un buen servicio.